Ordenar mejor que encerrar

Porque los espacios abiertos dan amplitud, te permiten compartir tanto el espacio en sí mismo como el ambiente y, sobre todo, la luz.